El Marco común europeo de referencia para las lenguas del Consejo de Europa define seis niveles de aprendizaje de lenguas extranjeras, que son: A1, A2, B1, B2, C1, C2. Cada nivel necesita un enfoque centrado en las capacidades de los alumnos. Por ejemplo, las clases para los niveles básicos necesitan más estructura que los niveles avanzados, lo que les permitirá sentar las bases para conseguir una mayor fluidez.

Niveles Básico y Pre-Intermedio (A1-B1)

Nuestros profesores han recibido formación en la metodología PPP, que significa Presentación, Práctica, Producción, también conocida como “Introducción”, “Práctica” y “Salida”. Esto significa que tus profesores te animarán tanto como sea posible desde el principio para encontrar los métodos de enseñanza más adecuados para satisfacer tus necesidades.

Cuando cada estudiante establece su propio método será capaz de emplearlo en distintas situaciones de la vida cotidiana. Entre tanto, uno de los recursos más valiosos en la última “P” (Producción) es el de mantener el entusiasmo de los estudiantes en cada clase, y para ello los docentes suelen llevar al aula debates, conferencias, juegos, lecturas y casos prácticos, y así integrar la “vida real” al proceso de aprendizaje para que el progreso sea aún más evidente. Para estos dos niveles utilizamos los libros de texto “Aula”, de la Editorial Difusión.

Niveles Avanzados (B2-C2)

Al llegar al nivel B2 ya habrás evolucionado, pasando de
Unas competencias básicas de conversación en el tiempo presente, a hablar de ti, tu familia, de tu familia, amigos, y a expresar tus emociones, a ser capaz de de contar historias y hacer preguntas en todos los tiempos, así como usar claves de contexto para aprender nuevas palabras que no has escuchado antes, a la vez que te sientes más cómodo por contar con más fluidez. Con años de experiencia educativa, entendemos que el modelo de enseñanza común claramente no es apropiado para un estudiante de alto nivel porque resulta aburrido para ellos; es por esta razón, diseñamos nuestros cursos de acuerdo a las necesidades particulares y el nivel de cada alumno, a la vez que innovamos permanentemente en nuestras actividades.

Adicionalmente, la escuela te animará a que utilices tu español incluso fuera de la clase. Por ejemplo, le pedimos a los estudiantes que conversen en español incluso durante el receso o los intermedios de clases (¡no creas que vamos a dejar de observarte!). No solo queremos que tu dominio de tu español aumente, sino que todos los estudiantes procedentes de distintas partes del mundo se sientan incluidos, al hablar un idioma común. Por esta razón te motivamos a que configures tus dispositivos móviles y redes sociales a español, para que así te sumerjas completamente en esta lengua.

Si los libros no son utilizados en clase, ¿cómo realizamos nuestras clases?

Desde el nivel A1 hasta el B1 acudimos a una gran variedad de textos que hemos probado y testeado, por lo que consideramos que son los mejores del mercado. Justamente, estos niveles son la base del aprendizaje de cualquier lengua extranjera, así que la clave está en tener definida una estructura sólida y un método ordenado para medir el progreso de los alumnos. ¡Esto no significa que las clases sean aburridas! Los profesores utilizan una gran cantidad de actividades y juegos para mantener a los estudiantes motivados y atentos.

Entonces, ¿Por qué no utilizamos libros continuamente para los niveles avanzados?

Muy sencillo: ¡sería aburrido! La mayoría de los estudiantes han tenido la experiencia con todas las estructuras gramaticales para llegar a este nivel. Por esta razón los profesores acuden al método de enseñanza ‘Unplugged’ para los niveles altos, lo que significa que planean y adaptan los contenidos y actividades según los estudiantes que tienen. Aunque esto demanda mucho trabajo para los docentes, sin duda pensamos que merece la pena el esfuerzo y el tiempo adicional porque los resultados son sorprendentes. Conseguimos mantener la motivación de todos nuestros alumnos porque ellos mismos evidencian su rápido progreso. Sí que hay momentos en los que los profesores utilizan libros de texto, pero esto es solo para reforzar estructuras gramaticales, aunque el énfasis está en usar diversidad de material orientado al uso práctico del español en la ‘vida real’.